Enfoque centrado en solución

Aplicar el “Enfoque centrado en solución”, a través de la cual se alienta nuestra creatividad para  facilitar la emergencia de nuevas visiones, creencias y rutas de actuación, de manera que la persona pueda poner al servicio de si misma, todos los recursos que tiene para llegar a la solución de un asunto. Asunto de cualquier tipo, porque lo que estamos creando o veremos emerger, es un contexto nuevo, la disolución del problema y un nuevo principio. 

Patricia con su habilidad y entrenamiento para ver el mundo y sus asuntos de una manera integral, a la vez que concreta y estructurada, nos guiará por este camino.

Cuando tenemos alguna comprensión de un tema, se facilita su experimentación, por ello comparto las siguientes notas del libro de Insa Sparrrer, Enfoque de solución en constelaciones sistémicas, que contextualiza muy bien la posibilidad que nos facilitará Patricia de experimentar y actuar sobre un asunto personal, centrados en la solución.

Esta forma peculiar de contemplar el mundo, desarrollada por Insoo Kim Berg y Steve de Shazer, nació como una nueva forma de conversación terapéutica, pero el modelo se extrapoló después a organizaciones, instituciones y escuelas. “Puede aplicarse siempre que la persona o el grupo deseen un cambio y sepan mas o menos, en que dirección debería producirse…. Se requiere un anhelo, un motivo para que se pueda trabajar con este enfoque, no un problema o el peso de un sufrimiento”. 

Con este enfoque, se establece un contraste con los procedimientos en los que toda solución tiene que pasar por el análisis del problema. Aquí no. Se considera que problema y solución son independientes entre sí.

Esto significa que un problema se experimenta así, porque somos nosotros los que construimos el problema a partir de ciertos hechos y situaciones. Lo que sucede como dice Steve de Shazer, es que “las soluciones aún cuando son simples, muchas veces son difíciles”.  

¿Cómo saber que estamos en la solución? Se resuelven bloqueos y empieza una nueva fluidez, en la cual sin negar el problema, aparece algo nuevo y el problema cambia así como algunos de sus elementos individuales. Hay una reorganización  que surge desde la intención misma que tiene la persona de que así sea. Hay posibilidades de elección, transformación paulatina que genera esperanza o acción inmediata y la transformación se da desde la persona, no desde el cambio de contexto. 

Hay algunas reflexiones que quiero hacer al respecto. La primera,  si bien el aporte de enfoque centrado en solución nace del mundo de la terapia, a través de la cual se indaga, analiza y se busca la sanación del pasado, tema que considero importante y necesario para liberar la energía que nos lleve a un mejor estado y futuro deseado, y creo indispensable en muchos casos dependiendo también de la personalidad del consultante y como mínimo del arraigo en la estructura de su psique del asunto, va mas allá de la terapia y se sitúa mas hacia el coaching, en el cual se busca llegar a una meta deseada. 

La segunda, estamos hablando de asuntos que nos conciernen. Con esto quiero decir, que hay circunstancias de otros que nos afectan, por ejemplo la enfermedad de un allegado o la situación económica, laboral o jurídica. También asuntos políticos, sociales, de medio ambiente, entre otros, y de los algunos de los cuales sentimos su efecto.  Pero cuál es el abordaje mas respetuoso y útil? Cómo comprender como ubicarnos ante el mismo, sin tomar partido, y desde ahí hacer lo que nos corresponde de manera individual? El solo hecho de tomar partido por una de las partes, ya constituye una exclusión, porque estamos dejando de ver la totalidad, que es en donde nace la solución y la reconciliación.  

Y este es el tercer aspecto.  Sin inclusión, no hay solución que sirva realmente.  

La solución es una integración de todas las partes. ¿Por qué es esto tan importante? Un buena solución, es buena, cuando es buena para todos,  de lo contrario no lo es. Es decir, la buena solución permite que los elementos que hacen parte del problema se relacionen de una nueva manera y se amplíen opciones para todos, que hagan que el sistema tenga un salto cuántico, hacia algo mas grande, nuevo y expansivo, hasta que se vuelva a acumular energía, que necesite ser liberada y haya una nueva expansión.

Cuando estamos en un problema, estamos en polaridad. Como en la política, cada uno tiene una posición o una opinión polar, de la cual ninguno se quiere mover porque la considera su verdad. Y así es, la de cada uno, es solo una parte de la verdad, porque no hay verdad completa si no incluye a su opuesto. Pero es en esta oposición, en la que se da la fricción que genera la energía necesaria para una solución que incluya lo mejor para cada parte individual y sobre todo, permita la evolución del todo implicado a un nivel de mayor consciencia y posibilidad.

Lucía Margarita

No comments
Antonia RegaladoEnfoque centrado en solución

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *