Constelaciones familiares: entre el amor y el orden

A la psicóloga Antonia Regalado ni el confinamiento, ni el aislamiento selectivo le han mermado su entusiasmo por recorrer los laberintos del inconsciente de los seres humanos. Su consulta de constelaciones familiares, ahora virtual, ratifica la efectividad de esta terapia para encontrar las raíces y posibles soluciones respecto a cualquier situación que sea traumática, dolorosa o problemática en nuestra vida, pues los sistemas familiares actúan como una mente grupal y atraen asuntos del pasado repitiéndose sobre todo aquello que no fue resuelto a través del amor.

Especialista en hipnosis terapéutica, en la Universidad Complutense de Madrid, experta en constelaciones familiares y psicogenealogía, Antonia resalta siempre la importancia de Bert Hellinger, filósofo alemán, psicoterapeuta, experto en dinámicas de grupos, psicoanálisis, terapia familiar, terapia Gestalt, terapia transaccional, hipnosis, psicodrama, análisis de guión y enfoque sistémico, quien fue el creador de las constelaciones familiares y organizacionales, al igual que  de los llamados  “Órdenes del Amor”.

Gracias al legado de Hellinger, quien murió en el 2019, a los 93 años, Antonia asegura que tenemos acceso al mapa de un sistema familiar en relación con cualquier tema específico de salud, económico, profesional o de pareja y agrega: “todo aquello que no se dignificó se repite y con este trabajo podemos darle un lugar en el corazón, logramos realmente dejar nuestro pasado atrás y reconciliarnos con él, para poder pasar a otra cosa. Es vivir y asumir nuestra propia vida y así dejar de repetir guiones ajenos de nuestra familia, claro está, si en realidad decidimos hacerlo, porque a veces queremos seguir otro ratito atrapados en las historias del pasado. Hay que respetar nuestros tiempos”.

Antonia confiesa que es muy común que las personas tengan un motivo de consulta que termina siendo solamente una excusa para resolver algo más profundo y estructural que ya necesita ser visto. Para la experta, cuando alguien llega a constelarse es porque ya está listo para ver una situación conflictiva de una manera más amplia, que le permita cambiar la estructura misma de aquello que quedó configurado en su psique como un mandato a seguir.

Por lealtad inconsciente a su clan, por así decirlo, lo repite como un patrón y por supuesto lo aleja de su verdadera realización, pues no puede ocupar su lugar. Con firmeza asegura: “debemos ser quienes realmente somos y vivir nuestro propio destino, no la repetición ancestral, que ya caducó, ni historias de nuestros ancestros o situaciones que ellos tuvieron, que ya no están en contexto”.

El amor ciego

Cuenta Antonia que a su consulta llegó una mujer muy exitosa en su profesión. El motivo era que ella guardaba, o escondía comida en diferentes lugares de su casa, de su oficina, incluso en el carro, aunque era algo que conscientemente no quería hacer, lo hacía compulsivamente para sentirse segura y tranquila. Llegó un punto donde varias personas cercanas se percataron de su conducta, entonces, tuvo el coraje para venir a analizar este tema.

La psicóloga recuerda que lo que surgió durante la constelación fue interesante, un evento muy fuerte del pasado de su familia donde algunos de sus ancestros que estaban viviendo en tiempos de guerra pasaron muchas penurias por hambre. Racionaba la comida cuidadosamente, pero no se acordaba de esta historia mencionada por su abuela cuando ella era niña, pues en su cotidianidad nunca enfrentó una situación de no tener nada que comer. Antonia sigue narrando: “es entonces cuando toma conciencia de lo que emerge en la constelación y comprende profundamente su dinámica oculta al querer guardar comida, pues inconscientemente quería salvar a esos miembros de su pasado familiar así no los conociera, era algo más fuerte que la llevaba a tratar de compensar ese desequilibrio del pasado.

Para sus ancestros, dado el contexto que vivieron, sí era fundamental esconder comida para sobrevivir, pero para ella ya no es su realidad, es ineficiente en su vida y lo hizo por algo que llamamos en constelaciones familiares “amor ciego a su clan” y se llama así porque éste obedece a patrones, así ya no te sirvan; mientras que el “amor despierto” crea nuevas realidades en pro de la vida. Fue maravilloso ver cómo ella al reconciliarse con este pasaje de su directorio familiar pudo tomar conciencia y asumir nuevamente las riendas de su propia vida”.

La constelación te lleva a ser consciente


Las constelaciones familiares son una filosofía de vida que están al servicio de la paz y la reconciliación en los grupos, las familias y las organizaciones de todo tipo,  tienen además una muy variada aplicabilidad. Antonia le dice a sus consultantes que es como hacer una actualización 2020 del sistema, ya casi 2021.

¿Cuál ha sido el más difícil que has tenido?

Todos los casos desde la mirada sistémica son apasionantes, no diría difíciles. Inicialmente misteriosos, desafiantes, pero absolutamente apasionantes, lo importante es que si vienen a constelarse lo hagan de motu proprio, no obligados, ni bajo presión porque perderíamos el tiempo. Se requiere de una profunda decisión propia que sí nos garantizará que la persona ya está lista para iniciar con los movimientos necesarios para su transformación, para asumir y vivir su propia vida desde el bienestar y la creatividad.

¿Cómo se desarrolla una sesión de constelación familiar?

En un sentido práctico, las constelaciones son un recurso escénico. En una constelación se configuran en el exterior todas esas imágenes internas acerca de nuestras familias y así vamos descubriendo cuáles son las dinámicas inconscientes que rigen nuestra vida, lo cual se hace mediante la representación de los miembros del sistema, o del asunto a tratar. Las constelaciones son grupales o individuales. Cuando son grupales los participantes del encuentro ejercen el rol de representantes. Si son individuales, solo estarán el constelador y constelado, entonces los objetos o plantillas fungen de representantes, ambas traen muy buenos resultados. Actualmente utilizo más las individuales y en estos tiempos de covid son virtuales,  también  funcionan muy bien.

¿Por qué es efectiva esta terapia?

Porque te lleva a ser consciente. A través de las constelaciones podemos ver, por medio de una representación escénica en el afuera, las imágenes inconscientes que viven dentro de nosotros y  muestran los profundos vínculos y relaciones,  que  nos han llevado a actuar de una manera automática, copiando patrones familiares. Si no estamos lo suficientemente conscientes de las implicaciones que tenemos con nuestros ancestros es muy probable que no estemos viviendo nuestra propia vida. Entonces, gracias a las constelaciones familiares podemos ir tomando conciencia de todo lo que hemos estado repitiendo de las historias del pasado y así tener la libertad de ser nosotros mismos y vivir nuestra propia existencia. La efectividad radica siempre en reconocer lo que no veíamos, tomar conciencia de ello, incluirlo en nuestro corazón y así pasar a una nueva historia, la tuya, la propia.

¿Cómo nos ayuda la terapia de la constelación familiar?

Nos ayuda a clarificar asuntos internos que han estado enredados, temas familiares no resueltos del pasado y eso hace que sigan secretamente vivos influyéndonos todo el tiempo, así no nos demos cuenta. También nos ayuda a tomar la vida, a ir soltando esos asuntos y cargas que no nos corresponden. Nos pone en orden, nos ayuda a reconocer qué lugar hemos estado ocupando en un sistema reorientándonos para ir a encontrar  nuestro verdadero lugar, ningún otro y por lo tanto nos encamina hacia el bienestar, la realización, la creatividad, el amor, etc.
Asimismo, es una herramienta propicia para reconciliarnos con todo lo que fue, tal como fue, y es por eso que tiene una gran incidencia en la reparación de los vínculos fundamentales como son los lazos con padre y madre. En realidad, se repara a nivel interno y nos aporta vida, al reconciliarnos con nuestros padres, ganamos en amor y fuerza. Son muchos los beneficios.

No podemos constelarnos cada ocho días


Es obvio que en una sola sesión no se pueden ver todas las dinámicas, ni todas las implicaciones sistémicas en las que andamos metidos sin darnos cuenta, por eso Antonia Regalado recomienda esperar un tiempo prudencial, no podemos estar constelándonos cada ocho días porque estos profundos movimientos internos requieren de un despliegue. En cada constelación, sea cuando sea, sí emerge el contenido inconsciente de lo que ya está listo para ser transformado en un momento dado, si nos lo permitimos.

¿Cómo es la técnica de las constelaciones familiares?

Es más que una técnica, las constelaciones familiares son un gran modelo de orden tanto para los sistemas familiares, como para los organizacionales. Podemos tener acceso a aquello que sabemos de nuestro sistema familiar, pero que ignoramos que conocemos, es como contactarse con ese conocimiento, sacar a la luz el inconsciente y desbloquear así todas las imágenes estáticas que teníamos configuradas como mandatos de nuestro sistema familiar.

Yo digo que al tomar conciencia de esto es como si esas imágenes se pusieran nuevamente en movimiento, cuando sacas del punto ciego ese patrón que has asumido como ley de funcionamiento, lo ves, lo reconoces y tomas conciencia de él. Es así como pueden emerger de la conciencia sistémica misma nuevas posibilidades de resolución, que antes  por estar tan implicados, no podíamos ver y que ahora surgen para desarrollarnos en la dirección del bienestar. Es un gran desbloqueo de asuntos antiguos.

Bueno, algo también importante en cuanto a las constelaciones familiares es que se enmarcan en lo que llamamos el pensamiento sistémico, siempre que hablemos de constelaciones familiares estaremos hablando de sistemas. En un sistema todas las partes se encuentran interconectadas al mismo tiempo, relacionándose simultáneamente entre sí.
Los sistemas no pueden ser comprendidos por medio del análisis de nuestra mente racional, tenemos que acudir a otra dimensión de nosotros más amplia para poder ver perspectivas mayores donde los eventos del pasado del presente y del futuro están conectados, donde cada uno de nosotros está relacionado con esos eventos y con todos aquellos que tuvieron relación con ellos.


¿Cómo sería un antes y un después de una constelación familiar?

La constelación como tal te permite hacer profundas tomas de conciencia en relación con la verdadera raíz de tu problemática, adquieres conciencia del origen de esos conflictos y de todo lo que debes soltar y dejar ir, y esto desde luego remueve mucho porque es muy profunda y estructural la constelación. A veces hasta viene acompañada de síntomas psicoemocionales, parece que fuera una gripa, aunque no en todos los casos. A lo que me refiero es que una constelación sí impacta en muchos niveles así seamos conscientes o no de ellos, porque te hace ver asuntos ocultos y eso te invita al cambio, a la reflexión, a ver de una forma diferente tu entorno y las historias de tu familia.

Y si te das el permiso de vivir todo esto, pues vas a ganar mucho en claridad, en fuerza, en amor para tu vida, algunas veces nuestros vínculos emocionales con nuestros sistemas familiares son tan ciegos y fuertes que todavía no podemos entregar esas cargas ajenas para liberarnos del todo. Generalmente, he visto que después de la constelación el consultante sí abre un espacio en su corazón y conciencia para ir soltándose de lo que no le corresponde, pero debe reconocer que aún necesita algo de tiempo para procesar e integrar todo eso y eso no está mal, cada uno a su ritmo.

Como todo en la vida, depende de nuestra genuina disposición y decisión de transformación, las soluciones mágicas consisten más en tomar conciencia que otra cosa, esa es la magia y tú eres el mago, o la maga. Si después de la constelación la persona insiste en quedarse en el lugar de la víctima, o del victimario, pues poco aprovechará sus regalos. Siempre la constelación será la toma de conciencia de aquello que no veía y lo que ahora sí ve. Asumo, tomo las riendas de mi vida y seguramente de entradita me pone en un lugar nuevo en donde hay fuerza y amor.  Si la persona asume, así sucede.

Cuando rechazas tu propio clan


En una constelación pasan muchas cosas al tiempo y en varios niveles es una representación gráfica que supera nuestra comprensión racional. Las constelaciones familiares son grandes ligas que van a las profundidades de estructura, no es para nada superficial, pero si la persona quiere algo más superficial puede acudir a otras técnicas.

Antonia¿qué pasa cuando las personas denigran de su propio clan?

Al rechazar y excluir algo me desconecto de mi propia fuerza, de mi energía vital, de mi salud, de mi abundancia, perdemos en todos los casos, porque al no tomar la chispa de la vida de donde viene es como si un árbol se negara a tomar los nutrientes de la tierra. Si no puedo humildemente tomar lo que fue, tal como fue e incluirlo, los padres que tenemos nos gusten o no, quedamos atados a sus destinos, entonces en lugar de ser libres para vivir nuestra propia vida, seguimos copiándolos y de esta manera no vamos a dar nuestros propios frutos, nos marchitamos cuando la idea siempre es florecer.

¿Qué opinión se merecen los detractores de las constelaciones familiares, que afirman que es un método peligroso?

Es muy fácil despotricar de lo que no conozco ¿verdad? A los detractores los invitaría a profundizar, pues solo así podrán ver toda la ciencia que hay detrás. Hay que estudiarlo con la seriedad que amerita, pues como todo en la vida, puede ser usado como una herramienta al servicio o como un arma de destrucción, es como si tengo un cuchillo afilado y no tengo las precauciones para su uso, pues me puedo hacer daño a mí y los demás. Las constelaciones familiares son muy benéficas cuando son usadas por personas responsables, entrenadas, con la experiencia necesaria y que están tomando el trabajo de revisarse a sí mismas constantemente.

Las leyes de Hellinger


Bert Hellinger reconoció las órdenes o leyes que nos permiten garantizar la armonía y el bienestar en cualquier sistema, él las llamó las leyes del amor y son tres: jerarquía, equilibrio entre el tomar y el dar y pertenencia.

Antonia, ¿dé que manera podemos interpretar los órdenes de amor?

El orden de pertenencia nos permite reconocer que todo  pertenece: la luz y la sombra de tu madre, de tu padre, te guste o no, todo pertenece. Todo cuanto existe o existió pertenece, los vivos, los muertos de un sistema pertenecen y por lo tanto hay que darle un lugar en el corazón del sistema a todo lo que era y a todo lo que es. No podemos simplemente excluirlo por muy doloroso, vergonzoso o aterrador que haya sido, todo pertenece. En cuanto más pronto tomemos conciencia de que así fue y nos reconciliemos con aquello o con aquellos que fueron excluidos, pues más pronto podremos tener la fuerza para encaminarnos a nuestra propia vida. Definitivamente la exclusión sí repercute drásticamente en el bienestar de un sistema. Entonces hay que incluir, en lugar de excluir, de eso se trata este orden.

Sigamos con la ley de jerarquía. Cuando ocupas tu lugar estás a salvo; cuando no ocupas tu lugar estás en peligro. Tu vida se va al traste cuando no ocupamos nuestro lugar, sino el lugar de otro y nuestro lugar queda vacío, nos volvemos como veletas que se las lleva el viento. ¿Cuál es la idea aquí? Asumir nuestro lugar en la vida para ser quien realmente somos y así poder darle nuestros dones al mundo. Este orden se refiere a tomar la vida que viene de nuestros ancestros, hacer algo maravilloso, florecer y soltar las cargas que no nos corresponden y eso nos va a permitir avanzar.

Por último, el orden de equilibrio entre el tomar y dar. Aclaro que ninguno es más importante que otro, los tres interactúan entre sí permanentemente, bueno este orden es como el mecanismo de compensación en los sistemas. Lo primero que debemos  hacer es tomar la vida de nuestros padres y ancestros; luego dar. Tomo y doy, doy transmitiendo la vida a otros ya sea teniendo hijos, gestando empresas, haciendo obras, dejando mi legado en el mundo, floreciendo y siendo feliz.

Esa es la forma de compensar la vida de nuestros padres, no copiando sus enfermedades, sus problemáticas de pareja o de dinero, esa es una lealtad inconsciente que insistimos en llevar. Es como la respiración inhalo y tomo; luego exhalo y doy. Si mantengo ese equilibrio mi vida fluye. Cuando estos tres órdenes los tengo claros, puedo ver muy bien cuáles son las fuerzas que están dirigiendo inconscientemente un sistema familiar y si estas fuerzas van en dirección del caos, o del orden y del bienestar.

Fotos: Pixabay- Antonia Regalado 

No comments
Juan Carlos TrianaConstelaciones familiares: entre el amor y el orden

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *